fbpx
artículo

Cáncer de mama: hablemos mientras tocamos… el tema y bebemos una cerveza

-

Se necesita algo más que una imperial para tolerar los días de biopsia, lástima que no, no se puede beber mientras estamos en revisión. La cerveza puede ser buen pretexto para reunirnos con amigas y platicar sobre el cáncer de mama, una de las primeras causas de muerte en México. Digamos ¡salud! pero esta vez con mayor sentido.

La prevención puede salvar tu vida Vs el cáncer

Cáncer de mama mata a una mujer cada dos horas

Sí, de acuerdo con datos del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) cada dos horas una mujer que podría ser yo, tú, tu mamá o alguna amiga, fallece cada dos horas a consecuencia de este silencioso enemigo que se origina en las células de las mamas, generando un crecimiento desordenado e independiente que invade los tejidos que lo rodean así como los órganos distantes.

Días negros

¿Ya te has realizado tu mamografía de control? No te voy a mentir, no es bonito, sin embargo, llega un momento en el que sí o sí es necesario y es mejor, MUCHO mejor, hacerlo por las buenas, ¿ya tienes cerveza en mano? acompáñame a seguir leyendo mi experiencia mientras disfrutas tu cerveza y vas comprendiendo de a poco, de qué se trata.

Los estudios de control pueden salvar tu vida

La mamografía puede ser molesta, para mi que mis boob´s son casi inexistentes diría que, BASTANTE, pero vale la pena el sacrifico: apostemos por la prevención. ¿Quieres saber si había hecho mis exámenes de rutina en casa para detectar bolitas? ¡Por supuesto! y la respuesta es NADA, nunca sentí nada así que siempre lo dejé pasar, incluso dejé pasar la mamografía hasta que ya no hubo de otra, ¡tocaba hacerla!

Uno, dos, tres…”apretoncito” (¿¡apretoncito?!)… uno, dos, tres… de nuevo… a la tercera volteo a ver a la técnica y descubro su cara de poca satisfacción con el estudio, me recomienda repetirlo en otro hospital con un aparato de mayor precisión, uno… dos… tres… – Imposible resolver el enigma del hallazgo con el mastógrafo- las lesiones son tan pequeñas que no hay más, se necesita biopsia.

Un disparo, otro más… aguanta

Si nunca te han realizado una biopsia ¡brindo por ello! si has tenido que pasar lo mismo que yo, te abrazo y brindo al doble. Con una especie de pistola, la especialista introduce una aguja cuya punta realizará “disparos” para tomar muestra del tejido dañado, los cuales posteriormente serán analizados en el laboratorio donde tu vida y tu respiración estarán en vilo por unos días mientras se sabe si hay cáncer o no.

“Voy a contar y a disparar… uno, dos, tres…” sientes como si la aguja atravesara tu pecho a pesar de la anestesia, en mi caso, dos biopsias fueron necesarias.

Regresa el alma al cuerpo

Tras varios días de un ir y venir de pensamientos que tienen una guerra entre lo positivo y lo negativo, recibo mis resultados: ¡NO HAY CÁNCER! nunca como ese día sentí como el alma me regresaba al cuerpo; podré seguir adelante, vivir la vida, abrazar y amar a mi gente, ver crecer a mis sobrinos, continuar mis proyectos pero… hay quien no podrá hacerlo y es aquí donde de nuevo el aliento se me escapa; es inevitable no soltar una lágrima, porque si el camino del diagnóstico es duro, el transitar la enfermedad debe ser un infierno y hay quien sale avante de tal experiencia de vida.

Recuerda: EL CÁNCER ES CURABLE SI SE DETECTA A TIEMPO.

Mi corazón y admiración con las mujeres que en este momento están enfrentando la enfermedad, su lucha es la nuestra.- Fer

VER MÁS DE:
PUBLICACIONES RELACIONADAS

DÉJANOS UN COMENTARIO

error: ¡Contenido protegido!
X
X